Ventajas de ser Enfadica. 

anger 2
En este país tenemos una larga tradición de enfadados. Si lo piensas, casi todos nuestos clásicos lo estaban permanentemente con el mundo: Paco Martinez Soria, Jose Luis López Vázquez, Agustina de Aragón, Franco, tu vecino…

España adora al enfadado, respeta al que se queja y minimiza a cualquiera que hable de la alegría de vivir con un cierto disfrute, enfandándose si hace falta, pero disfrutando si la cosa tampoco requiere dar puñetazos en la mesa. Esos son tontos, son tratados como personas poco interesantes, banales, desgraciados inconscientes.

Esta tradición se mantiene en la tele, donde vemos cada día como señores enfadados hablan de cosas. No importa que no den soluciones, ni siquiera importa que hablen de política, fútbol o Rosasbenitos. Lo que importa, para que las admiremos, es que estén muy enfadados y digan cada cierto tiempo frases del tipo:

“Perdona, yo a ti te he dejado hablar”

“Nos vemos en los juzgados”

“No te voy a consentir…”

O

“Por ahí no estoy dispuesto a pasar”

Veneramos a los enfadicas. Queremos ser como ellos y atraer la atención de todo el mundo hacia nosotros como hacen ellos. Sólo diciendo: “Me levanto y me voy”. 

Y de la tele, por supuesto, hemos trasladado el virus enfadica a las redes. En las redes molas más si estás muuy enfadado. Una foto comiéndote un helado a medias con tu pareja te da unos cuantos comentarios de “qué guapos” “qué buena pareja hacéis”… Poco más.

Pero pon algo que empiece con “Muy cabreado con…” Y prepárate a recibir mil de mensajes de solidaridad y dos mil de “pues no estoy de acuerdo”. Porque el enfadica siempre encuentra a quien se enfade con su enfado. En esta cadena idiota nos hemos metido.

El enfadica ha llegado a un extremo de profesionalización tal, que sólo usa las redes para demostrar lo muy enfadado que está. Recibes en Twitter una protesta de alguien, te metes en su TL y descubres que, antes de protestarte a ti, le ha estado protestando a 10 o 12 personas más sobre cosas variadas.

Me imagino a ese personaje mirando el reloj y diciendo: “Son las 12, me voy a poner a enfadarme ya, que luego se me echa el día encima, no vayan a pensar que soy feliz”.

Como digo, los motivos son lo de menos para el enfadica: “No te metas con los patos” “Me ofende que digas eso de los buzones” “Si no te gustan las guerras atómicas, no vayas”… Hay una muy buena que es “Se me ha caído un mito” porque has dicho que te gusta, por ejemplo, una película que a él no (¿Qué entiendes tú por mito, chato?).

Da igual. Está dejando claro su enfado. Con un poco de suerte, alguien le contestará y podrá establecer un duelo de enfadicas en el que ambos se tiren a la cabeza argumentos del tipo: “Pues tu padre es gilipollas” o “Callate niñato que no tienes ni puta idea”. Argumentos de peso que dejarían a Platón calladito y con el rabo entre las piernas:

– ¿Que vemos sombras? ¡Tú si que vas a ver  sombras como te pille por la calle, payaso!

Es preocupante que hayamos llegado, por los vericuetos caminos de la herencia recibida, a la conclusión de que la vida no es una cosa para ser disfrutada (“Nos estamos riendo mucho, ya lo pagaremos” “Esto es un valle de lágrimas” “Quien bien te quiere, te hará llorar”, decían las abuelas) a la convicción de que lo verdaderamente guay es mostrarse cabreado, que eso nos da una superioridad ante esos tontos que se lo toman todo a chufla.

Percibo una perturbación en la fuerza del disfrute de las cosas. Se ha considerado molón decir que, o lo que vemos, escuchamos, jugamos etc. nos deja absolutamente epatados o directamente nos metemos a las redes a decir que es una mierda porque en el minuto 22 hemos sido tan lissstos que le hemos encontrado un fallo. Ya está, ya no vale, ya tengo el clavo ardiendo al que agarrarme para pillar un cabreo monumental y que todas mis redes tiemblen ante el poder de mi ira.

Yo, sin embargo, que debi ser bastante imbécil, tengo mucho cariño a películas, libros, cómics y hasta personas que, siendo imperfectas, me han dado mucho disfrute. Y las quiero incluso más que a las perfectas, como se quiere a un hijo feo.

Probablemente seas el que más mole de tu timeline por decir que ese libro que le gusta a todo el mundo está sobrevalorado, que tal película es una bazofia indigna aunque has bloqueado en tu memoria que se te abría la boca mientras la viste, o que ese grupo molaba más cuando tocaban en garitos pequeños. Pero adivina quién, en su ansia enfadica, se está perdiendo los placeres de disfrutar de todo eso… ¿Ya?… Pues eso.

Ser hater mola un rato sólo, el tiempo de ponerlo y ser jaleado por cuatro ceporros que te admiran como lider de la manada enfadica.

Pero tú seguirás ejerciendo de enfadica 24 horas al día, estarás buscando el resquicio para enfadarte con este texto y poner un comentario en plan “Me has decepcionado” y disfrutarás haciéndolo, pero te enfadará disfrutar de que te enfadas y seguirás tu círculo…

Porque, aunque en las redes no te gusta que se note… Tú tampoco eres perfecto.

images-8.jpeg

Anuncios

15 comentarios en “Ventajas de ser Enfadica. 

  1. Jorge Aparicio Bermejo dijo:

    me pones en el disparadero!!!!! me atacas los nervios!!!, esto no se puede consentir!!!!! muy bueno el articulo. Muy bueno he dicho me enfada que me guste!!!

  2. Bueno, todos, aun no siendo ‘enfadica’ hemos soltado bilis con alguna película que no nos ha gustado. Me imagino que te refieres a convertirlo en rutina o casi buscar que no te guste algo para poder ponerlo a parir a lo que te refieres. Un saludo.

  3. Para mí la Radio ha tenido a dos grandes “enfadicas”: primero el enorme Carlos Pumares, el cual era una gozada oírlo desquiciado, y luego tú, gritando a los oyentes, levantándote de tu sitio, oyéndote lejos del micro y luego dando un portazo. Era una coña que me encantaba y que seguro que para muchos oyentes suponía el minuto de oro. Si vuelves a la radio, regresa con tu “enfadica” que pasaba al siguiente segundo a hablar con total normalidad.

  4. Daniel Soler dijo:

    Joder Arturo. Al leer esta entrada,una vez terminada,he seguido leyendo y por suerte,he leído tu anterior entrada.”De cajitas y parroquias”…y joder me has echo llorar.Me has recordado a mis abuelos,de los cuales yo,también tengo recuerdos en alguna cajita…(por supuesto también en mi mente)Pero no sólo por eso.
    He podido recordar algunos recuerdos que tengo de la parroquia,algunos materiales,como por ejemplo un librazo llamado “Guía para la vida de Bart Simpson”,recomendado por ti en uno de esos maravillosos regalitos.Tambien algunos de vuestros libros,como “Para qué sirve un Cuñao”…por cierto espero que alguna vez podáis firmarme alguno de los 2.Pero también tengo recuerdos,que no son materiales,pero esos no se guardan ninguna cajita de madera,esos los tengo en mi mente para siempre.Noches enteras de risas,frases,llamadas…por no decir descubrimientos increíbles gracias a vosotros como Les Loutier,datos de mis pelis favoritas como Malditos bastardos,solo son dos de las muchas cosas que recuerdo.Y como no,aparte de las risas,criterio,mucho criterio.Gracias a todos,pero a ti personalmente que es a quien escribo esto.Gracias por la compañía,por las risas, y por la cultura que me habéis aportado.Eso va en mi cajita,ya está en ella.

    • Jose Luis Ortega Jaca dijo:

      No podría estar más de acuerdo con tu comentario. Si estuviera más de acuerdo tendría que irme del país. No, en serio, has clavado todo lo que pienso y siento de La Parroquia, de la cantidad de cosas que me han descubierto y de las horas y horas de risas y de sonrisas como McFly en el trabajo…muchas gracias Arturo

  5. Miguel dijo:

    Es muy difícil para la gente decir lo bueno que eres, porque eso puede significar que ellos lo son en menor medida. No, es más fácil decir lo malo que eres, y así ellos se creen mejores. Qué lastimica me dan.

  6. Corocotta dijo:

    Pues no te has enfadado veces en la parroquia por meterse con star wars, harry potter, confundir superheroes, la tortilla con cebolla… 😂😂😂 enhorabuena por tu blog y por la parroquia, eres un grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s