El precio de tus ojos. 

  

 

Toda la vida lleva uno escuchando de refilón en los bares
la conversación sobre lo desmedido que le parece a un tipo de la barra lo muchísimo que cobran los futbolistas.
Lo suele decir una persona mientras ojea el As, y mira a la vez alguno de esos telediarios que se han convertido en un ratito de noticias, ya viejas cuando salen, y todo el resto de información deportiva convenientemente interrumpida por anuncios y banners de cosas comprables.
La misma persona que, si puede, se quitará de lo que sea para asistir al derbi de turno, para comprarle al chiquillo la camiseta de su jugador, para tener el FIFA 2053 en cuanto salga se sorprende de que los jugadores, la cara visible de un negocio millonario, cobren cifras millonarias. 

Pues claro que ganan mucho dinero, y es justo que lo hagan. Ganan tanto como pares de ojos sean capaces de reunir a su alrededor.

Pongo el ejemplo del fútbol porque es lo más mayoritario, pero me vale igual el de la última de Star Wars, el de la web que visitas o el del programa que lo peta.

Tus ojos dirigidos a cualquiera de estos productos, generan una pasta que justifica su existencia, de ahí tu responsabilidad.

Sin embargo parece que nadie está dispuesto a asumir que, el lugar en que pone su atención valga tanto dinero que justifique estos sueldos. Nadie se pone a sumar y piensa en cuántas personas en cuántos bares están diciendo lo mismo y viendo esos mismos anuncios. Y nadie parece querer sacar la conclusión de que todos esos productos que se anuncian generan un dinero, que, lógicamente, debe ser pagado a las estrellas 

Me fascina lo poco consciente que es la gente de este país de cuánto están dispuestas las marcas a pagar por sus ojos y, por lo tanto, de lo importante de elegir hacia dónde los dirigen. 

Se baraja en estos días una cifra desorbitada que va a cobrar determinado famoso por nada por entrar en un programa de televisión. Y leo, en esa nueva barra de bar que es Twitter, encendidos comentarios de protesta contra la cadena de televisión, contra esta sociedad enferma, contra estos famositos de tres al cuarto… Ninguno contra ellos mismos por verlo. 

A pesar de los años que llevamos siendo espectadores, seguimos pensando que tenemos impunidad viendo según qué programas, que el hecho de que lo veamos, aunque sea para criticarlo, no afecta a que existan.

Me dijo alguien una vez: “El audímetro no pregunta si te gusta o no un programa, sólo quiere saber si lo ves”. Y esta es la clave. Pensamos que si estamos viendo este tipo de basura pero insultando a los que salen, diciendo cada cierto tiempo “Menuda basura, cómo pagarán a estos tontos, y que haya gente a la que le guste esto…” nos estamos limpiando de la culpa de que existan, y nada más lejos, mientras tú lo insultas y lo repugnas, el programa se hace más fuerte con tu odio, como un Vader aún más oscuro.

Cada minuto que dedicas a verlo, mientras piensas que la gente que ve eso es una ignorante, suena el Clink de una caja registradora en algún despacho y da la razón a los programadores que afirman que hay que hacer programas dirigidos a la capa más baja de la cultura española y pedir que las capas de arriba bajen a ese nivel en lugar de tratar subir el de las menos informadas.

Básicamente, los programas más básicos exigen menos esfuerzo, menos guionistas, menos complejidad de realización. Es decir, salen más baratos, por lo tanto lo que interesa es que la población no exija mejores programas y prefieran criticar lo malos que son los que existen… Pero que los vean.

La teoría de “si pusieran mejores programas, la gente los vería igual” demuestra desconocimiento profundo de cómo funcionan los canales de televisión generalistas. Todas han intentado una y otra vez dignificar sus emisiones con productos mejores y no los habéis querido ver. Los cajones de las cadenas están llenos de esas series americanas que tanto elogiamos pero que, cuando las ponen en esas cadenas, sacan audiencias mínimas (Lost, 24… Todas tuvieron que dejar de emitirse a la mitad o acabar en horario de madrugada por baja audiencia) Y los resúmenes del año llenos de programas algo más elevados que se murieron tratando de convencer a la gente de que no viera telebasura (Mirad todos los programas que han fracasado en este 2015 ).

Resumiendo: Si los ves, los financias, tus ojos valen dinero, tu atención, el tiempo que les dediques, enriquece a gente y refuerza que existan más de este tipo.

Verlo para insultar a los participantes y su calidad, les hace más fuertes y más ricos. No eres inocente de que existan estos programas. Ni son las cadenas las únicas culpables de la baja calidad. 
Los verdaderos culpables son tus ojos.

  

Anuncios

15 comentarios en “El precio de tus ojos. 

  1. laika48 dijo:

    Arturo, un placer haber encontrado tu blog. Me encanta la pasión que pones cuando hablas de cine. Me haces vibrar con tus comentarios.
    ¡Gracias!

  2. Pedro dijo:

    Yo no estoy de acuerdo en todo lo que has dicho, solo en parte, yo creo que la gente que ve esos programas basura realmente les gustan y disfrutan con ellos, otra cosa es que critiquen al invitado de turno, pero eso es diferente, si ven el programa es porque les gusta. Yo jamás veo esos programas, hay un canal de televisión que ni siquiera lo tengo sintonizado, ya sabemos cuál es y aunque no los vea me tengo que fastidiar porque en lugar de poder ver una buena película, tengo que apagar la tele y ponerme a hacer otras cosas. Lo del fútbol es diferente, a mí me gusta el fútbol y también me parece indignante que cobren las cantidades que cobran los futbolistas, pero que puedo hacer, dejar de ver fútbol para que a los futbolistas les paguen menos? Eso sería absurdo. Además como te digo lo del fútbol es diferente, hace 20 o 30 años había tanta afición al fútbol como ahora, te diría que incluso más, los campos siempre estaban llenos y los futbolistas no cobraban esas cantidades exorbitadas que cobran y no es porque el dinero no vale lo mismo ahora que hace 30 años porque la diferencia es brutal, es por el dineral que pagan las televisiones a los equipos, pero el fútbol siempre ha sido el deporte mayoritario en este país, eso no ha cambiado, la diferencia es que antes te lo daban gratis por televisión y ahora hay que pagarlo a las televisiones de pago.

  3. Ezequiel dijo:

    Cansado de explicárselo a la gente. Sobre todo el tema de los futbolistas. No entienden que la mayoría ganan en proporción a lo que generan. Desde merchandising a competiciones ganadas, entradas o comida y bebida en los estadios.

    Buen post

  4. No puedo estar más de acuerdo contigo y no llego a comprender como la gente no acierta a ver la importancia que tiene su decisión de darle audiencia a determinados canales de televisión,ahora mismo vengo de una reunión en un bar donde se estaba tratando este tema y has reflejado fielmente la conversación,que si vaya mierda de programas que si “no se que clase de gente ve eso”Y yo que tengo más años que un bosque y que he vivido los principios de la tele y he crecido con los Estudio 1 y esperaba con emoción La clave de Balbín no acierto a comprender en que se ha convertido este medio (y en general todos los de comunicación) Pero todos deberíamos entonar el “Mea culpa”a la hora de seleccionar lo que vemos,creo que hemos perdido el tren del criterio….
    Perdona por darte la chapa,si es que llegas a leer esto,quizás estás viendo “Sálvame”

  5. Leonardo Gonzalez dijo:

    Llevo mucho tiempo pensando y diciéndolo a quien quiera escucharlo…eres uno de los artistas mas infravalorados de este pais,tu talento solo es superado por tu inteligencia,larga y prospera vida Arthur!!!!!!!

  6. Me gusta tu entrada pero también me gusta desconectar cuando me pongo a comentar por Tw Eurovision… Ay, que duro es ser consciente de tu poder y no decir que mas da si por un voto… que mas da si por un comentario… #siendomasconsciente #minipesillosobreloshombros #ungranonohacegraneroperoayudaalcompañero #megustanloshastaghs #xD #feliz2016 xD Gracias por esta entrada que me ha hecho pensar. 🙂

  7. Me gusta tu entrada pero también me gusta desconectar cuando me pongo a comentar por Tw Eurovision… Ay, que duro es ser consciente de tu poder y no decir que mas da si por un voto… que mas da si por un comentario… #siendomasconsciente #minipesillosobreloshombros #ungranonohacegraneroperoayudaalcompañero #megustanloshastaghs #xD #feliz2016 xD Gracias por esta entrada que me ha hecho pensar. 🙂

  8. David dijo:

    Estando de acuerdo en todo añadiría que hay una parte que va más allá de nuestros ojos y de nuestra decisión: la publicidad.

    Está la publicidad de los intermedios que es “la de toda la vida” y por la que la cadena cobra pero está también la publicidad de los propios programas que es la cadena la que sabe cuál hay que destacar “a todas horas” e incluso con el mensajito continuo en cualquier otro programa de ese canal de “esta noche no sé qué a las 22:30h” por ejemplo. Esta hace años no era tan brutal y agresiva como lo es hoy día.

    Y está la “publi” gratuita de esos twitteros que retwittean la noticia de “El pequeño Nicolás” y su sueldo en GH vip con mucha “indignación” pero que consiguen que todos los que lo reciben ya sepan que la actualidad anda hablando de GHVip que está llegando.

    Y todo hace una bola grande y como te pille cansadito y aburrido entras con mucha facilidad.

    Hago responsables a nuestros ojos, pero lo siento, no al 100%, hay una parte de manipulación y bombardeo que hace su efecto.

    Y si no, seamos sinceros y que levante la mano el que nunca compró o consumió algo bombardeado por una publicidad de cualquier tipo.

  9. toni dijo:

    Arturo eso mismo me preguntaba yo cuando veía a twitteros con bastante seguidores en Twitter criticando gran hermano y pseudo programas por el estilo, un ejemplo parecido es aquel q pone en youtube,por.poner un ejemplo, ” ovni visto en Madrid el día.tal” pinchamos y sale una señora mayor haciendo croquetas, cuenta la visita y el banner que se genero, aunque después no veamos el video.

  10. Alfredo dijo:

    Que bien que vuelvas a publicar. Muy acertado el post, llevas toda la razón. Quizá te haría una puntualización o añadido, las cadenas maltratan las grandes series extranjeras, las ponen en franjas horarias raras, las cambian de horario o ponen tres capítulos seguidos de forma que acaban a las mil de la mañana y no hay quien las siga, y como tengan el mínimo éxito te inflan a publicidad. Por suerte ha llegado Netflix para los que buscábamos una tv a la carta sin publicidad y a buen precio, para mí al menos. Los que no descargamos de forma ilegal y por economía no nos llegaba para un canal plus o similar con buen catalogo hemos sufrido mucho jejeje

    Sigue así bonico, un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s