Star Wars VII. Sopa de madre.

 

image.jpeg

Seguramente Alberto Chicote te diría que los ingredientes que usaba tu madre no son los canónicos, Google te diría que la mejor la hacen en un restaurante carísimo del centro y tu cuñao que a su madre le sale más rica…

Da igual lo que te digan, y da igual que tengan razón, ninguna sopa sabe mejor que la sopa que te hacía tu madre.
Mi recuerdo de la sopa de madre es que llegaba del colegio muerto de frío, con el estómago apurando los restos del bollo del recreo engullido rápido y ese plato de sopa que te estaba esperando recomponía entero tu cuerpo para lo que te quedaba de día. Eso no lo reemplaza la sopa más cara del mejor restaurante.
Por eso es imposible ser objetivo con la sopa de madre, por eso cada persona del mundo, excepto Mafalda, te dirá que la sopa de su madre era la mejor sopa del mundo.

Star Wars, The Force Awakens es sopa de madre.

El pasado día 18, al cine no fueron espectadores, fue una legión de zombies, yonkis de la nostalgia dispuestos a sentarse en el cine a que JJ Abrams les pusiera delante un plato de sopa que les recordase a su infancia, a las sensaciones que vivieron la primera vez que vieron Star Wars

Por eso escribo esto varios días después de haber asistido por segunda vez al banquete , ya saciado y con la esperanza de que las emociones hayan posado lo suficiente como para no quedarme en ellas y analizar toda la película en sí. Y aún así no estoy seguro de conseguirlo.

Las redes sociales son maravillosas, pero son también el nuevo refugio de la opinión rápida, desinformada y provocadora. Por eso he leído de todo en estos días aunque muy poco realmente digno de ser tenido en cuenta. No porque yo sea más listo que ellos, sino porque ellos sólo hablaban de si la sopa de Abrams les había parecido o no igual a la que ellos recordaban. Voy poco a poco con las cosas.
¿Ha vuelto Star Wars?

La primera visión de la película es tan abrumadamente nostálgica que, más que pensar que ha vuelto Star Wars, puedes llegar a pensar que no estás viendo otra cosa que un remake de el episodio IV. Pero no es verdad.
En este primer visionado, la recuperación de los personajes clásicos (algunos con meros cameos como los de R2D2 y C3PO) se impone a la nueva historia y a los nuevos personajes. En ese primer visionado es difícil ver nada más que a Leia, Solo, Luke… Y cuidado, es bonito, entrañable, tierno, pero si sólo hubiera sido esto nos habría bastado llevarlos a “Qué tiempo tan feliz”
Por si fuera poco JJ, consciente de que los zombies de la sopa podían decepcionarse fácilmente, ha optado por calcar la estructura básica de las tres películas clásicas para contar su historia.

Me fascinan las críticas a esta elección, cuando la mayoría de las sagas clásicas no son otra cosa que una repetición película a película de la misma estructura: Regreso Al Futuro, Harry Potter, James Bond, Star Trek, Jurassic Park, Rocky… o, por irme más lejos, Flash Gordon, el verdadero germen de Star Wars.

Me fascina más aún que los amantes de la trilogía clásica lo critiquen cuando estas tres películas tienen exactamente la misma estructura narrativa aunque cuenten entremedias cosas diferentes (La República se ve amenazada, pero el arma más poderosa de El Imperio tiene un punto flaco que es descubierto y aprovechado por los héroes para frenar la fiebre de destrucción del lado oscuro… Episodios IV, V, VI y VII).

Probablemente estos que critican no han analizado nunca por qué les gusta Star Wars, igual que nunca se pusieron en la cocina a ver qué le echaba su madre al caldo para que supiera tan rico, se limitaban a engullirlo sin pararse a pensar en los ingredientes. No pretendo hacer esto y quien lo hace, creo que hace una crítica sobre su recuerdo de la infancia, no sobre esta película.
¿Pero ha vuelto Star Wars o no?

Dicho esto, efectivamente esta película tiene todos los ingredientes que hicieron de Star Wars una saga más grande que una mera amalgama de películas.

Una vez se te pasa el subidón de ver a tus personajes clásicos, te das cuenta de que The Force Awakens es el primer episodio de otra historia tan fascinante como la anterior. Con personajes pequeños enfrentados a un gran enemigo sólo a fuerza de su fe en sí mismos y en sus ideales. (¿Alguien ha dicho Frodo, Neo,Wade Watts…?)

Cuando se te ha pasado el disgusto por lo de Han Solo, cuando por fin has visto a Luke, cuando han despertado a R2D2, puedes empezar a darte cuenta de que los nuevos personajes son igual de prometedores que lo eran aquellos pipiolos en Una Nueva Esperanza.

REY.- Es un trasunto de Luke (sinceramente yo espero que haya un giro en su historia menos obvio del que todos pensamos, que es hija de Luke) quizá ella es más fuerte, pero también nos la encontramos habiendo perdido a su familia y, en una vuelta sorprendente al mito del héroe de Campbell, deseando quedarse en su planeta en lugar de deseando conocer una verdad que está fuera (No es Frodo, no es Luke, no es Neo… Y eso hará más interesante su misión como La Elegida, sus pocas ganas de serlo).

FINN y POE.- Son, a dos manos, una relectura de Han Solo. Me dicen quienes la han visto doblada que la voz española de Finn no hace un gran favor a este personaje pero os puedo asegurar que es quien tiene las mejores réplicas. Por si fuera poco, este personaje, como Han y Lando, han coqueteado con el mal y conocen sus maneras de actuar.
Finn tiene por delante alguna de las incógnitas más apasionantes de esta saga: ¿En qué momento la Primera Orden decide prescindir de los clones y montar un “criadero” de humanos diseñados para ser soldados? ¿Son criados genéticamente o tienen una familia a quienes se los arrebatan? Si tiene familia… ¿Dónde están, tratará Finn de encontrarlos?

Poe por otro lado tiene, por ahora, una misión más obvia en la película: Es el héroe en estado puro, el séptimo de caballería que aparece en el momento justo (también esta saga le debe mucho al western). Eso sí, con su nombre ayuda a dejar clara las intenciones de Abrams de hablar de ángeles oscuros y luminosos luchando en los límites del infierno.

BB8.- He leído cosas tan absurdas como “se nota que Disney ha entrado en Star Wars porque sale mucho BB” Claro, porque en las anteriores no había este tipo de personajes y no se llevaban tiempo de pantalla. Dicen esto dos tipos de personas: Los que no tienen ni idea y los que la tienen equivocada.
¿Qué problema tienen estos señores con el “muñequito” entrañable de estas películas? Ya R2D2 fue criticado por los sesudos gafapasta de los 70 por infantilidad en exceso, lo mismo pasaría con los Ewoks y, por supuesto, con Jar Jar… Pero si analizamos fríamente las cosas, el único pecado de Jar Jar es que estaba en una película mala, no que él fuera más tonto de lo que pudieron ser los infames Ewoks, sólo que ellos estaban protegidos dentro de una maravillosa película de aventuras y les perdonamos que no fueran wookies, la idea original de Lucas. BB8 me paree tan entrañable y divertido que, si me lo quitaran en las siguientes, pensaría que me falta algo para que sea Star Wars. Y no, eso no me pasaba con Jar Jar.

KYLO REN.- Aquí es donde he leído las cosas más absurdas de todas. Al parecer nadie se acuerda, cuando dicen que es un malo flojo, de que nuestro adorado Darth Vader, empieza en el Episodio IV siendo poco más que un machaca pringar a las órdenes, no ya del emperador, sino de Moff Tarkin (Peter Cushing), un mero machaca de un cargo secundario. Fue con la segunda entrega y sobre todo con la tercera, cuando vimos el personaje crecer, ganar en profundidad.

Kylo ya tiene, desde esta película, más matices de los que tenía Vader en su primera. Esa escena, puro Hamlet (también me cuentan que ninguneada en su versión doblada) en la que le ruega al nuevo sacerdote del lado oscuro, Snoke, que le libre de la tentación de caer en el lado luminoso, esa frase: “Recuérdame el poder del lado oscuro”, ese Ser o no Ser Sith, esa revisión del Ángel caído con remordimientos, nos presenta un Kylo que sólo matando a su padre, puede reafirmarse en el mal y que acaba la película pensando que ha vencido a su lado luminoso gracias a ello…

Sin haber asimilado esta escena es muy difícil entender qué lleva a Kylo a cometer el asesinato que comete, es un ser que lucha entre su sangre luminosa por parte de madre y la glorificación de su abuelo, es, un personaje lleno de matices y, sin duda, la gran estrella de esta nueva trilogía. ¿Pasaremos dos películas viendo cómo alcanza sus poderes totales para poder enfrentarse a una Rey ya convertida en la heredera de la orden Jedi?

Prometedor es poco.
¿Pero me quieres decir si ha vuelto Star Wars o no?
La galaxia se ha hecho más grande, los personajes más intensos, las referencias que en la anterior saga eran ante todo religiosas (budismo, cristianismo…) son, en esta película más cercanas pero igualmente profundas (Shakespeare y Poe y Oscar Wilde y, claro, el Antiguo Testamento).

Quienes han pretendido opinar de una vuelta que no es más que un principio tienen tanta razón como los que han visto sólo la primera temporada de Breaking Bad y ya opinan sobre ella.

No se nos puede olvidar que esto es un primer episodio, que los personajes, todos, tienen caminos apasionantes hacia donde crecer, y que por lo tanto, no podremos hablar de la obra completa porque sólo hemos visto los cimientos.

Son los mismos que olvidan que Star Wars nace de las sagas matinales de los cines de los años 50, aquellas en las que un episodio aislado no era nada porque sólo tenía sentido cuando se completaba con el siguiente, y con el siguiente… Y así. Nada más erróneo que decir “esta película me ha gustado o esta película no me ha gustado” en un caso así.

Dicho todo esto, sentado en la butaca del cine sentí aquello que sentía cada vez que, muerto de ganas, iba a ver alguna de las películas de la trilogía clásica, aventura, emoción, sorpresa, miedo, sentido de la maravilla… Saboreé la sopa de madre en el primer visionado y me gustaron los ingredientes nuevos en el segundo.

Así que, para los amantes del resumen: Sí, para mí ha vuelto Star Wars, y ojalá se quede para siempre.

image.jpeg


Arturo
@arturoparroquia