La película de Lego: Platón y sus muñecos.

20140623-000556-356259.jpg

De niños, fabricamos nuestro Halcón Milenario con el croissant del desayuno, lo hacemos volar sobre el foso de leche haciendo con la boca el sonido del hiperespacio.

Un día, de repente cambiamos el croissant por un Halcón Milenario de Lego, tan caro, tan real, que dejamos de hacerlo volar por si se rompe.

Nuestro cerebro es así. Si ves una hilera de bombillas en el suelo que se van encendiendo sucesivamente, acabas viendo una sola luz que corre por el suelo.

Si ves un círculo incompleto, tu cabeza lo cerrará. Si ves un halcón milenario cubierto de miel, tu mente te acabará diciendo que es un croissant. Maldita costumbre de darle a todo una lógica.

Es esta manía nuestra de querer entenderlo todo, de completar lo incompleto, la que nos lleva a adoptar dioses, patrias o ideologías. Manuales de instrucciones heredados del mundo donde nacimos, que nos ahorran el vértigo plantearnos las cosas por nosotros mismos.

Instrucciones que satisfacen nuestra necesidad de cercar la vida, de hacerla pequeña, manejable y previsible: “Esto es lo que creo, me siento de aquí, esto es lo que pienso”.

Lo bueno de adoptar estas ideas es que la masa nos abriga, nos camufla, nos da la satisfacción de gritar con más voces. Nos hemos acostumbrado a que, si todos bailan una canción, es porque esa es la buena.

La masa nos dice cómo completar las piezas que nos faltan, sólo hay que seguir las instrucciones, camuflarte con todos y no llamar la atención sobre lo endebles que son algunas de esas piezas o la masa se disgustará. Si algo no encaja, se le echa pegamento y a callar.

De repente encuentras una película que te toca el alma. Que te muestra las piezas que bailan. Que llama al muñeco en que te has convertido y le dice que, a lo mejor, te han dado las instrucciones para ser feliz que le convienen a quien es feliz gracias a que tú te crees que lo eres.

He visto dos veces seguidas La Película de Lego y aún no me la quito de la cabeza. No recuerdo en mucho tiempo una película más profunda, más directa a la emoción, con un guión mejor, con una mezcla entre diversión y latigazo a la conciencia más directo.

Es de esas películas de las que la mayoría de la gente sale diciendo que es entretenida, mientras tú escuchas sus opiniones de lejos, pensando en que te han colado, en dibujos animados, una película de terror. Del terror de saber que la mayoría de los muñecos no querrían saber que con las mismas piezas se pueden construir infinitos mundos.

Que las piezas que no encajan, a lo mejor es que no tienen que encajar. Que no somos dioses. Que el caos no es malo. Que no tener perfectamente claras las cosas, es más humano que creer lo que no ves.

Que la felicidad se gana buscando tus propias piezas y asumiendo que en la vida no todo encaja, que la felicidad dura lo que tarda en desencajarse la siguiente pieza. Que la felicidad es el trabajo de encontrar esa pieza y colocarla. Que la felicidad es romper el Halcón Milenario una y mil veces para reconstruirlo o para convertirlo en un croissant.

Que la felicidad se consigue, no se puede pegar al corazón con pegamento.

Anuncios

11 comentarios en “La película de Lego: Platón y sus muñecos.

  1. punkfather dijo:

    la película es una de las mejores criticas a la sociedad actual de los últimos tiempos, esto es así casi una llamada al levantamiento y a la revolución y el que no lo vea esta ciego

  2. Genial! Es precisamente lo que no me podía quitar de la cabeza cuando salía del cine. Y creo que es la primera película que no me importa que mis hijos quieran ver una vez detrás de otra. Si no encajas en tu vida, móntate una vida donde encajar 🙂

  3. A mí me pasó algo parecido viendo esta película. Muchas veces me disgusta cuando en una película me cuelan la sensiblería fácil, de marca hacendado, para justificar las decisiones de los personajes con tal de no devanarse los sesos a la hora del climax de la película. Pero no, esta película no es así. Esta película te regala 90 minutos de guiños magníficos a un montón de sagas y personajes míticos para luego, cuando te tiene en la mano, atizarte a tí, que a lo mejor has crecido con esos Lego. Maravillosa película (y estupendo post).

  4. Veo que el niño acento se ha pasado de listo de nuevo (guiño). Dicho sin acritud y desde el cariño de tu propio código. Me gustaría decirte muchas cosas pero no sé por dónde empezar. Estoy de acuerdo contigo del todo. Pero todo esto es un pensamiento subversivo y casi nadie lo acepta. Además que el mecanismo se haya disparado con una peli de dibujos animados sólo define tu nivel de percepción de la realidad, siempre caótica, hecha de pequeños trozos que casi nunca encajan en el puzzle general.
    Cuando hablas de la lógica me sonrío porque yo que estoy dentro de las matemáticas y del lenguaje, cuanto más analítica me vuelvo más desarrollo mi parte irracional y me guío por la pura intuición. Eso me ha llevado, a mis 47 tacos ya, a por fin tocarme por dentro de verdad, en mis vísceras y entrañas, en los recovecos de mi cerebro pero también de mi piel. Y sé que todo es incompleto e infinito en un cambio constante, donde también cambia nuestra posición vital y la perspectiva. Y cuando menos lo esperas, y crees tener certezas, la arquitectura que has ido construyendo, se desmorona y vuelta a empezar.
    Me gusta cómo miras las pelis, cómo las sientes. Es un placer enorme leerte y adentrarme a través de tus palabras en tu mundo infinito, sea leyéndote o escuchándote. Veré La película de Lego como una niña y una adulta a la vez, para ver las dos caras de la moneda sin volverme loca.
    Gracias y seguiré leyéndote y si tengo algo que decir, escribiéndote. Aunque creo que estos rollos son un poco exagerados, pero bueno.
    Saludos.

  5. Mira que nunca me han molado los Lego, lo prometo, ni me los pedí nunca para Navidad. Yo era de los Clicks de Playmobil; los Lego eran el Apple de la informática, yo era de Windows 🙂 Aún así tomo nota para ver la película cuando pueda.
    Fantástico este blog Arturo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s